martes, 17 de abril de 2012

Esta es la historia de un pueblo...





Esta es la historia de un pueblo con el sol en la piel y el agua en las venas. Un pueblo con talento en sus manos e ingenio en sus mentes. Con envidia en sus corazones y errores a sus espaldas. 
Un pueblo cuyo rey mata, cuyo príncipe roba, cuyos líderes mienten, y cuyos ciudadanos aguantan.
Esta es la historia de un pueblo que lo atesora todo, y no recuerda nada.


Esta es la historia de un pueblo cuya gente habla, pero no escucha... lee, pero no piensa, y mira sin ver nada. Un pueblo cuyo valor se extingue, mientras vuelve la mirada.
Porque también en este pueblo abotargado y absurdo; los que escuchan, niegan... los que miran, callan... y los que piensan... no hacen nada.
Esta es la historia de un pueblo que muere, sin sentir la puñalada.


Esta es la historia de un pueblo cuyos mares son abiertos. Sus verdes y ricas montañas, fuertes y limpios sus vientos, y sus praderas... anchas. 
Un pueblo al que le besa la nieve en Invierno, le abraza el sol en verano, y le acaricia la lluvia el resto del año.
Esta es la historia de un pueblo que no valora nada.


Esta es la historia de un pueblo que cree todo lo que lee, por el hecho de estar escrito... que asume todo lo que se emite, por el hecho de ser emitido... y que aquello que tiene delante prefiere negarlo que admitirlo. 
Un pueblo que jamás cambia de opinión, sino que nace con ella formada, y ni se plantea ser cuestionada.
Esta es la historia de un pueblo que se queja de todo y no cambia nada.


Esta es la historia de un pueblo donde unos quieren ser muchos, otros quieren ser pocos, algunos quieren ser uno... y los que sobran se lo llevan todo. 
Un pueblo que prefiere seguir pasos ajenos a abrir sendas propias, que castiga a sus héroes y perdona a sus verdugos, que prefiere mil fronteras a compartir una bandera.
Esta es la historia de un pueblo que abrillanta sus cadenas.


Esta es la historia de un pueblo donde todos hablan de todo, pero nadie sabe de nada. Que decidió tirar el futuro, de sus hijos, por la ventana... y con ello el de sus padres.
Un pueblo que un buen día, pudiendo tenerlo todo, prefirió no perder nada.


Esta es la historia de un pueblo que podría ser historia sin que nadie lo evitara.
Sin que nadie lo intentara.
Sin que nadie se enterara.











Autor
Marilú Casas

1 comentario: